Columna Editorial

11 DE OCTUBRE

16/10/2017

DIA DEL MARTILLERO

Una velada para el recuerdo...



















Como todos los años, este viernes 13 de octubre se llevó a cabo la celebración del día del Martillero con una concurrencia significativa, en la que hubo entrega de diplomas a nuestros socios más antiguos, disfrutando de una exquisita cena y show en vivo.

17/08/2017

Editorial del mes

Banfield

Su nombre se debe a Edward Banfield que tuvo a su cargo la gerencia del Ferrocarril del Sud, actualmente Ferrocarril General Roca, desde 1865 hasta 1872. En 1873 el ferrocarril le pone su nombre a una nueva estación situada entre Lanús y Lomas de Zamora.  

La zona donde actualmente se encuentra la ciudad tuvo su origen a partir del tendido de las vías del ferrocarril. En principio, esto permitió la comunicación entre Chascomús y la ciudad de Buenos Aires, que en aquel entonces era la capital provincial. La epidemia de fiebre amarilla ocurrida en 1871 diversificó la ubicación de la población, principalmente en los suburbios, como así también en los sectores cercanos a la capital, hasta entonces poco elegidos. Juan de Zamora vendió en 1765 su propiedad al Colegio de Nuestra Señora de Belén, pero en 1767 fue expulsada y disuelta la orden Jesuita del Río de la Plata. El predio recibió la denominación Del Rey, como así también el arroyo. Con posterioridad a 1810 La Estancia del Rey cambió su nombre a Estancia del Estado, que fue vendida en 1814 a Anacleto Cajigas. En 1815 se transfirió ese predio a Ignacio Correas, que se asentó en el lugar conocido posteriormente como Monte Correas. En 1833 anexó un predio cuyo destino sería luego el lugar del loteo ocurrido en 1873: Calle Real (actual Avenida Alsina), Chacabuco, Rincón y Arenales. Escribanía de Laureano Silva. Ignacio Correa legó el predio a su hija Magdalena Correa quien a su vez lo vendió en 1854 a Gregorio Larios, quien a su vez se lo vendió a José Plá en 1872.

Se puede situar el nacimiento del pueblo con la creación de la estación de ferrocarril en 1871. El 15 de agosto de 1873 en el diario La Prensa se publicó el aviso de la firma Adolfo Bulrich, que decía:

La primera escritura en el plano del remate de A. Bullrich es de fecha 19 de agosto de 1873. (El loteo se realizó el domingo 17 en horas del mediodía), a nombre de Alejandro Tabaco y la segunda con fecha 20a nombre de Diego Stevens.

Los terrenos estaban ubicados de oeste a este entre lo que actualmente es la avenida Hipólito Yrigoyen y la calle Leandro Alem y de norte a sur entre la calle Alberto Larroque y la avenida Pedro Uriarte. Los grandes edificios a los que alude el aviso no son otros que los talleres cercanos a la estación Remedios de Escalada. Esos edificios donde funcionaron los almacenes y los talleres del ferrocarril hoy los ocupan la Universidad de Lanús, el Museo del Ferrocarril de los Talleres de Remedios de Escalada y aún queda el Taller de reparación de locomotoras y vagones.

En 1871 se produjo un brote de fiebre amarilla, a la vez que varias familias de una incipiente clase emigraban desde Buenos Aires hacia Banfield

La ciudad comenzó con una modesta casilla de madera emplazada en la que hoy es la Estación de Banfield, desde donde surgen las calles Maipú (al Este) y French (al Oeste). El centro comercial principal se ubica sobre la primera un reducido número de negocios se encuentra en la segunda hacia el oeste. Originalmente la estación del Ferrocarril la ciudad crecía hacia el oeste y las chacras de verdura y algunos tambos se ubicaban en el este. Esto se observa si se presta atención a los frentes de las estaciones en Banfield, Lomas de Zamora y Temperley. Todos ellas tienen la oficina del Jefe de Estación en el andén extremo oeste. Cuando estas ciudades se expandieron por loteo de chacras y quintas, la parte nueva de la ciudad generó una calle principal hacia el este en la cual se ubicaron los comercios.

Frente a la estación, en la intersección de las calles Valentín Vergara y Chacabuco aún se conserva una de las casonas más antiguas, típicas del lugar. Se trata de una reproducción de un palacio belga construido alrededor de 1900.

La Ley Provincial Nº 6331, sancionada el 28 de octubre de 1960, promulgada el 11 de noviembre, y publicada en el Boletín Oficial el 17 de noviembre, declaraba a Banfield Ciudad.

Durante la última dictadura militar acontecida en el país, autodenominada Proceso de Reorganización Nacional, funcionó un centro clandestino de detención conocido el Pozo de Banfield en la intersección de las calles Vernet y Siciliano hoy es un museo de la memoria.


Publicidad - Anuncie aquí

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player